Saltear al contenido principal

Shoes for walking (febrero 2009)

Shoes for walkingCon este proyecto hemos querido destacar la capacidad individual de asombrarse, de maravillarse ante la realidad, actitud necesaria en el quehacer artístico, que en este aspecto coincide con la tradición científica cuando afirma que “sólo el asombro conoce” pues en el transfondo del aprendizaje, de la investigación más exigente, está una intuición poética.

Tampoco se ha descuidado la posibilidad de la belleza, puesto que en ocasiones puede propiciar, convocar, que surja el asombro y éste precede al conocimiento, al saber.

El grupo de estudiantes de Expresión Gráfica, en primer curso de Grabado, desarrolla su estudio teniendo como vínculo y aglutinante el concepto de zapato, trascendiendo su condición de objeto funcional y estético, con un arco de horizonte que va desde C.D. Friedrich, pasando por las botas campesinas de V. Van Gogh, y la obra de Hamish Fulton, y contando con el referente de paseo, de moderno flâneur que, a falta de destino concreto, nos muestra sus sorprendentes descubrimientos.

Jesús Velasco
Pamplona diciembre de 2008

Participantes:
María Goñi Ochotorena
David Ibáñez Dallo
Patricia Jiménez Martínez
Mª Eugenia Pérez-Ilzarbe López
Mª Delfina Viana Redondo

—————————————

Autorretrato

En el retrato hay tres términos humanos con encuentro en la obra de Arte, que cada uno configura: dos que concurren físicamente en lugar, tiempo y mutuo conocimiento, el retratado y el artista; el tercero es el espectador, plural y posterior. Las relaciones entre ellos son complejas y variables. El modelo aporta su persona; con frecuencia influye en la obra al elegir modalidad, ropajes o imponer gustos y caprichos. El artista lo modifica al prestarle estilo y técnica, establece una relación humana, enjuicia al modelo y fija su propia versión, a veces apasionada.

Como según la teoría de la Gestalt los gestos y actitudes del que actúa son isomorfos con quien los observa, el artista adopta en cierto modo los del modelo, y esto conduce a la empatía. La empatía se define como el impulso de una persona a «sentirse dentro de otra» o de la obra. Marisa Vescovo acierta al escribir:»En el fondo todo retrato puede ser un autorretrato. Los psicoanalistas han tratado a fondo este tema y afirman que el artista muestra siempre otro aspecto de si mismo… Podemos sostener la hipótesis de que los retratos que Modigliani pintó no reflejan directamente la realidad, sino otra imagen interna del artista». Dalí afirmó: «Cada cual tiene su propia interpretación de las cosas, que es siempre imagen y proyección de su persona. Cada uno ve lo que es él mismo. En fin, siempre en cierta manera estamos haciendo autorretratos».

Del mismo modo nuestro trabajo gira en torno a esta idea, ya que aunque lo que representamos son zapatos, no estamos presentando la idea del zapato como objeto. Nos acercamos más a un objeto que habla de nosotros mismos, ya sea por el carácter que presenta en sí el zapato, como por la historia que guarda. En algunos casos, el zapato es el estilo que queremos presentar ante la sociedad, y en otros, es una historia menos perceptible para el espectador, pero que guarda una fuerte relación con el carácter del artista.

María Goñi